Aventuras Indias-Una sonámbula en el desierto? poseida?

IMG_8079

Ante ayer dormimos en el desierto, yo, tras estar en el campamento base o llamémoslo de una manera más realista, en la construcción de adobe y piedra sencilla.

 

En un momento dado nos encontrábamos rodeados de pequeños  bungalows donde cenábamos, unos segundos después, desprevenidos nos preguntaron, como ultima decisión de la vida, -decisión que definiría nuestro porvenir en el desierto-, nos preguntaban por última vez:”sleep dessert or sleep here” en ese mismo instante veo una cucaracha voladora como mi puno de grande que venía directa hacia mí con cara de ” ME LA VOY A COMER ENTERITA, ESTA ES EUROPEA Y EXÓTICA” posteriormente un par de vecinos suyos, unos saltamontes voladores se empeñaron en  chocar en caída libre contra mis piernas, una maravilla que duro unos minutos demasiado largos…

Sus golpecitos eran respondidos con mis gritos, pensando ” la que me espera en el desierto….” pero la emoción y la aventura siempre tira más que la permanente comodidad y exceso de bienes que tenemos en Europa.

 

En fin! DESIERTO! DECIDIDO! los voy a asesinar a todos!

IMG_8263

en un camello que tiraba de nuestro carro nos llevaron a unas 12 personas con una especie de colchones y sus apoyos, digamos unos enganches de goma dura que sujetaban el colchón, bueno pues aquellos pobres camellos desplazaron a los 5 grupitos que íbamos al desierto.

 

Llegamos, nos prepararon 3 indios las camas para aquella folclorica noche, por suerte, el colchón estaba levantado palmo y medio del suelo, sonaron trompetas reales en mis oídos en esos momentos creí haberme librado de una buena por ese palmo y medio de ascensión a los cielos y a la máxima seguridad, hay que confundida estaba… que confundida estaba….

IMG_8064

Nos echamos con nuestros bártulos a eso de las 10:30 en las camas, pero separados unos 10 metros entre grupo y grupo, nosotros éramos 5, Carlos, Miriam(los 2 chicos con los que viajo) y dos vascas que se nos unieron al cotarro, leer bien, dos vascas no dos VACAS, a las vacas no les llama mucho la atención el desierto, ni dormir en camas… quizás las europeas en un futuro próximo lo hagan… con tanta tecnología nunca se sabe…

 

Al parecer sin luz, linterna o móvil los bichos se mantenían a raya, pero esa noche el suspense no se trataba de los bichos,

IMG_8101

se trataba de otra cosa que ni nos imaginábamos….

 

A eso de las 12 de la noche, las parejas, o los pequeños grupos que había empezaban a callarse, pero como todos sabemos, los españoles NO SE CALLAN NUNCA, nosotros damos el coñazo hasta que viene alguien a callarnos o vemos las caras desesperadas de los grupos restantes allá donde vallamos.

 

Finalmente un par de indios, amablemente, consiguieron callarnos, pero de repente empezamos a ver  a escasos 10 metros, una de las dos inglesas de 60 anos que había a nuestro lado, haciendo movimientos muy extraños, y cuando digo muy extraños digo ANORMALES TOTALMENTE.

IMG_8099

Empezamos a observarla entre la oscuridad y la veíamos sentada al filo de su colchón sin moverse, unos segundos muy largos, luego se levantaba, se alejaba, se quedaba de pie, no se movía y en menos de una centésima de segundo aparecía echada en el suelo, todos sabemos que los seres humanos para agacharnos tenemos primero que arrodillarnos, poner las manos en el suelo, y de ahí estirar una pierna la otra… es un proceso en toda regla, esta señora, no sé cómo explicaros, de estar de pié aparecía tumbada, sucesivamente, y así 10 minutos, aparecía en cuestión de segundos haciendo movimientos muy extraños, luego regresaba y se volvía a tumbar, creíamos que estaba tumbada, y la alumbrábamos con el flash de mi cámara, tipo  Hopkins en el silencio de los corderos, cuando se dedican a alumbrar con flashes al fantasma… LA SEÑORA ESTABA MIRÁNDONOS toda pálida y con su pelo rizado alocado, sin mencionar que a veces aparecía debajo del somier de su colchón…

IMG_8161

Yo y mi compañero Carlos,  entre sacudidas de miedo y carcajadas nos tapábamos la boca de la risa pero en realidad estábamos acojonados y pálidos, notábamos en nuestra cara como palpitaba nuestro corazón, así hasta las 3 de la mañana observando dos de nosotros y la mujer repitiendo alternadamente estos movimientos, mirándonos sin dormir mientras parecía que estaba dormida…

 

no sé si era sonámbula, estaba poseída, o se trataba de un ritual de yoga que duraba toda la madrugada….

 

pero meterse debajo del colchón o tenerla observando cuando la enchufábamos el flash en distintos momentos de la noche, nos hacia volvernos locos…

 

Yo me reía y lloraba como con 15 anos, del miedo y de la situación.

 

Al día siguiente inundados de curiosidad lo primero que hicimos al abrir los ojos fue dirigir nuestra vista hacia donde se encontraba esa señora junto con sus amigas inglesas….

 

Precavidos, asustados y en un angelical silencio regresamos al campamento base siendo arrastrados por los camellos repasando mentalmente todo lo que nos había pasado la noche anterior…

 

Vaya anécdota!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>