Dudas inundando cerebros -Colegio Cardenal Espinola

colegio spinola 1

Hace poco me propuso una gran amiga y maestra de un colegio participar en una formación a alumnos de bachillerato para ayudarles a definir la carrera profesional que querían elegir.

Era un seminario donde 100-150 niños de 17 años tenían la opción de conversar y preguntarles a profesionales de distintos sectores sobre su experiencia.

Y en esa gran sala llena de vida, con más sillas que hormigas en un parque, donde el agua herviría a tan solo 20 º, y agrupados por áreas. Éramos más de 25 profesionales de todos los sectores: historia, magisterio, economía, empresariales, emprendedores, medicina….

Nos ubicaron en círculo a cada uno repartidos y separados por toda la sala esperando a que los niños por sus propios intereses decidiesen a que circulo querían unirse y a que profesional querían asaltarle a preguntas.

Fue precioso ver como entraban en fila, alborotados, emocionados, rebeldes, llenos de energía, mirando y observando que profesional sería la victima de sus tiroteos de preguntas.

Por supuesto se movían en grupos, pequeños grupos ellas, las chicas, más precavidas, modositas y analizantes, ellos, los chicos, en cambio, se movían alborotados, felices, eufóricos, e invadían a los profesionales en masa. Se sentaban creando un gran alboroto de sillas, risas, charlas y gritos, y como osos en la cueva asustados y expectantes, esperábamos los mayores a que les inundara un poco la paz una vez sentados, para proceder a enriquecerles con nuestros conocimientos y experiencias…

Hacía años que no recordaba lo que era ser alumno en un colegio, estar sentada entre ellos, disfrutar de sus dudas, sus preguntas sus miedos. Me sentía una más, me ilusionaba igual que ellos, podía entender sus dilemas, me encantaban sus comentarios no pensados e improcedentes.

Que es esto? Y porque emprendedora? Y como hiciste la casa rural? Pero esto es mucho dinero? Yo quiero ser piloto comercial… yo quiero vivir en un árbol en la selva….

Cuando de repente me lanzaron una pregunta que a mí me inundaba a menudo a su edad, “y si me decido por algo y luego no me gusta?” Que bonitos y que sanos esos miedos que tienes a esas edades y que la vida por sí sola, te va encaminando y respondiendo. Camino al cual si tu le vas echando miguitas de lo que son tus sueños y tus metas, le pones coraje, un par de huevos de corral tiernos, algunas aventuras, momentos buenos y malos, el camino se hace espectacular.

Recuerdo que les dije una frase letal, en la cual no sé si fui demasiado dura, les dije algo así como: “Chicos/as en los trabajos lo pasareis bien, fatal, increíble… tendreís momentos duros en la vida, en cuanto a trabajo, familia, amigos, pareja, pero no tengáis miedo, los momentos más duros son los que más os harán crecer, comeros la vida, yo solo os aconsejo, comeros el mundo y creer en lo que de verdad os ilusiona, luchar por ello”. Madre mia…. –Pensé- “esta noche esta gente no duerme!”.

colegio espinola 2

De repente me vi como una señora mayor de edad avanzada, rozando la tercera edad, dando consejos inéditos a la juventud, pero quería trasmitirles el secreto de afrontar la vida, que para algunos si descubrían ese secreto sería un éxito, que bonito y que complejo, aportar a esa gente que recién se levanta para andar el arduo y pedregoso camino, decirles lo que has experimentado en más de una década en tan solo unos minutos e intentar orientarles para su decisión.

Este artículo va por esos chicos del Colegio Cardenal Espinola con una de las mejores profesoras y personas que he conocido en mi vida, Irene Ruiz.

colegio espinola 3 & finca villa juan

Y en este acto el ejemplo de emprendimiento fue mi querida Finca Villa Juan y como fue el trayecto hasta decidir hacer algo así.

Os deseo lo mejor chicos/as que nunca perdáis la ilusión, las ganas de luchar y sobre todo las ganas de querer hacer cosas que aunque sean muy distintas y nadie las haga a vosotros os llenen. El distinto no es el raro es el que tiene más personalidad en realidad! Ánimo.


Un comentario en “Dudas inundando cerebros -Colegio Cardenal Espinola

  1. Como docente en activo este artículo me ha hecho sentirme bastante identificado con mi día a día.
    Mi secreto,no se lo digáis a nadie,es hablarle a los chavales como hablarías a un adulto,evidentemente con matices,porque ellos percibirán que les tratas de igual y en ese mismo momento será cuando se “abrirán” y podrás empezar a entenderles.
    Buen artículo,bajo mi modesto punto de vista


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>